Archive for the ‘Hangbag culture & love’ Category

h1

Baguette de Fendi en VOGUE

enero 8, 2008

Hace tiempo dedicamos un post a la tradición del BAGUETTE de Fendi, un modelo fenómeno que tiene 10 años siendo it y ha conquistado a las musas de la elegancia y el estilo. En esta pequeña línea del tiempo VOGUE ilustra el recorrido y la anatomía de este maravilloso bolso.

fendi-vogue1.jpg

En LeSuperbe encontrarás dos modelos de pitón, uno de los materiales más codiciados, elegantes y caros en cuestión de bolsos.

¿Te atreves a investigar por qué tanto jaleo por un bolso que se diseñó hace 10 años?

modelo_00107_11.jpg  (55 euros una semana)

Vía: VOGUE ESPAÑA enero 2008

h1

El significado de Superbe

junio 21, 2007

limo.jpg

Tod@s hemos sabido alguna vez lo que significa irradiar esplendor al máximo. Suele suceder cuando te sientes bien por dentro y estás magnífica por fuera. Grandes retratos han pasado a la historia inmortalizando ese momento… Superbe…

En este Blog pretendemos que entre todos investiguemos y comentemos los momentos superbes de toda dama, esas cosas que nos ayudan a desprender un halo de misteriosa magia y atracción y contando con diferentes puntos de vista alrededor de lo que parece ser Superbe. No todo el lujo es Superbe, y en cambio hay cosas sencillas que lo pueden ser. No toda belleza es Superbe en cambio algunas rarezas son Superbe.

Lo que podemos asegurar es que el bolso como accesorio es una pieza única, muy especial, que nos aporta toda la seguridad necesaria para alzarse en los tacones y sentirse, aunque solo lleves unos tejanos rotos, superbe.

Lo demás, y sobre todo el humor, lo pones tú.

LeSuperbe.es

h1

“Tengo la situación bajo control” por David Roby

mayo 16, 2007

kelly.jpg

I have a handle on the situation.
I have a handle on my space and contents.
My vacant hollow.
Or the items of which I house a dozen odds and ends.
I always know what I possess or what may be un-there or missing.
To study my physiognomy, one might think not much or lacking.
But closer on inspection, I am near divine and worthy of great travels.
A true companion of love and comfort, recognition, the familiar.
I have been held in such a clutch and such a love storm
by my mistress and her values.
She takes me abroad a thousand footsteps, always holding on and never once ignoring.
Mostly I am there to steady, to balance her or witness.
She sometimes shuffles through my soul in search of needy things,
like painted sticks and looking glasses of which I keep most dear.
She searches inward and there she looks inside my sacred space.
Full of painted stick and looking glasses,
I am my lady’s handbag.


© David Roby, 2002

 

 

h1

Fendi Baguettes desde 1992

mayo 3, 2007

fendis.jpg

A veces nos preguntamos cómo un bolso llega a ser tan famoso y codiciado, como por ejemplo el caso de los diferentes modelos del Baguette de Fendi. La periodista Anna Johnson cuenta cómo empezó todo:
“Cuando en 1992 empezó a trabajar en el taller como coordinadora de diseño, Silvia Venturini Fendi vio ‘cosas de plástico, corrientes, simples y feas’. E intentó remediar la evidente disparidad entre las extravagantes pieles, los hermosos vestidos y los bolsos más bien vulgares. Influida por los tejidos orientales, los ornamentos exóticos y el chic neohippy de los 70, Fendi introdujo colores más vivos y tejidos más atrevidos. El momento era perfecto. El Baguette llegó en unos años en que las mujeres preferían ser pavos reales que ovejas negras. Temporada tras temporada, la moda imperante en bolsos había sido mínima y pragmática; las bolsas cuadradas de Kate Spade y las prácticas mochilas de nailon negro de Prada habían dominado el mundo de la moda. En marzo de 1997 el Baguette ofreció una alternativa. Adornado con un atrevido logotipo encajado como piezas de puzzle, dos hebillas plateadas y una correa corta, fue lanzado en un glamuroso despliegue de colores y materiales lujosos. Su escala diminuta, cuerpo blando y correa corta lo convertían en un lujo indiscreto que se llevaba escondido debajo del brazo como una pequeña joya secreta. Sofía Loren confesó coleccionarlos hasta el punto de la obsesión”.
En un capítulo de Sexo en Nueva York, la enérgica Samantha Jones paga 100$ por una réplica de un Baguette dorado ante el cual sus amigas forman un auténtico jaleo pensando en lo que habría tenido que pagar en la tienda (2.300$). Después, en la fiesta de la mansión Playboy, se dan cuenta que una “conejita” llevaba uno idéntico pero original y tras acusarla de ladrona queda descubierta ante los singulares comensales de la fiesta.